Los Túneles secretos de Guadalajara

Compártelo en:

tuneles-secretos-de-guadalajara

Para unos es tan solo una leyenda que sirve para entretener a incautos y turistas, para otros es una serie de relatos fidedignos de una de las historias mejor guardadas y de mayor misterio que se ha tenido en el centro histórico de Guadalajara.

Estos relatos de aspecto confidencial describen la construcción de túneles subterráneos, algunos tan altos como para pasar un jinete montado a su caballo y tan anchos como para que pase una carroza, estos túneles fueron construidos durante los siglos XVIII y XIX con la principal finalidad (entre otras) de escapar de alguna revuelta o altercado.

Se habla que los túneles constaban con distintas rutas, que conectaban entre sí a la Catedral de Guadalajara, el Hospicio Cabañas, El panteon de Belen, Templos cercanos, Conventos, Basílicas, inclusivamente casas de gente muy importante de esa época y partes estratégicas de la Ciudad. (algunos de estos Templos ya desaparecidos o convertidos en bibliotecas como es el caso del extinto Templo de la soledad ubicado donde esta actualmente la rotonda de los Jaliscienses ilustres y el Templo Santo Tomás, ubicado en la actual Plaza Universidad, o la prepa uno que fue convento de los frailes).

los-tuneles-secretos-de-guadalajara

Una de las características que comparten algunos de los edificios que contaban con túneles, es el de tener paredes muy gruesas que en realidad son paredes dobles con un pasadizo secreto a medias.

El uso principal que merecían los túneles fue para ser un método de escape en tiempos guerra como de la colonia, la independencia y la cristera se habla que inclusivamente Hidalgo y Juárez los llego a utilizar para fugarse de sus rivales.

tuneles-secretos-de-guadalajara-leyenda

También se tiene la creencia que en el Palacio de gobierno hay un túnel que lo puede usar el gobernador y se piensa que llega al último nivel del estacionamiento del Teatro Degollado.

Obviamente se piensa que muchos de estos túneles fueron cerrados al momento de realizar ampliaciones viales o al hacer obras hidraulicas, algunos testimonios cuentan creer haberlos visto entre Alcalde y Colón a 6 metros bajo tierra, durante la construcción de la línea 2 del tren eléctrico.

Compártelo en: