La historia de Santa Inocencia (La niña de la Catedral)

Compártelo en:
  • 14.3K
    Shares

santa-inocencia-catedral-de-guadalajara

Dentro de la Catedral de Guadalajara se encuentra a la vista de todos los visitantes el cuerpo inerte “Santa Inocencia”, el cual se ha conservado intacto por décadas gracias al recubrimiento con cera que tiene. La historia detrás de Santa Inocencia es considerado como uno de los relatos más memorables de la Perla Tapatía, y esta niña es considerada muy milagrosa para los devotos.

Cuenta la historia que hace muchos años vivía una niña la cual tenía el nombre de Inocencia, esta niña al ver tanto a sus compañera hablar sobre su primera comunión comenzó a imaginarse cómo sería el momento en que ella tenga su primera comunión, así que comenzó a soñar que comulgaba para recibir el cuerpo de nuestro señor Jesús.

El entusiasmo fue tanto que se decidió a contarle a su familia que quería ir a las pláticas para hacer su primera comunión, pero el padre no recibió la noticia con esa misma alegria asi que comenzo a golpearla, y a gritos le prohibió hablar con esas personas que le habían metido esa idea tan tonta en la cabeza.

santa-inocencia-la-nina-de-la-catedral-guadalajara

La niña con los ojos llenos de lágrimas no tuvo a su mama para que la consolara, porque había fallecido tiempo atrás.

Muy temprano al día siguiente fue a la escuela, y al concluir estas se dirigió rumbo a su casa cuando de repente en una casa se comenzaron a escuchar cantos hermosos de unas niñas que salían de una ventana, se trataba de unas niñas que se preparaban para la primera comunión, así que sacó su cuaderno y comenzó a apuntar todo lo que escuchaba y así comenzó a aprender el catecismo.

Un día la religiosa que impartía el curso de catecismo a las niñas escuchó ruidos afuera, y al asomarse descubrió a la niña de nombre Inocente cantando oraciones, así fue como la niña fue invitada por la madre a que se incorporara con los otros niños.

Al concluir el curso estaban listos los niños para hacer su primera comunión, pero Inocencia tenía un gran conflicto así que le platico a la monja que su padre le había prohibido hacer la primera comunión, la madre solo comento “es mejor tener al buen aliado que a el mal”.

Así que llegó el gran día, Inocencia haría su primera comunión con un vestido blanco que le habían conseguido las religiosas y sobre todo llena de muchas ilusiones

santa-inocencia-catedral-de-guadalajara

Inocencia llena de dicha corrió emocionada a su para contarle a su padre la hermosa experiencia que había tenido al tener su primera comunión, y como era de esperarse a él le disgusto la noticia, al grado que sin pensarlo le clavó el cuchillo que tenía en la mano en el frágil pecho de Inocente.

El padre al ver la barbaridad que había cometido salió con un grito despavorido de la humilde casa, mientras los vecinos alertados por ese grito juntaron alrededor del cuerpo de la niña, y casi sin pensarlo decidieron llevar a la niña a la catedral de la cual momentos antes acababa de realizar su primera comunión.

Del padre de la niña Inocente nunca más se supo algo.

Compártelo en: