El río que pasa por debajo de la Catedral de Guadalajara

Compártelo en:

leyenda-rio-debajo-de-la-catedral-de-guadalajara

Este secreto a voces ha sobrevivido durante varias décadas y se ha trasmitido de generación a generación, se trata de la creencia de que debajo de la Catedral Metropolitana de Guadalajara corre un caudaloso río, incluso personas comentan que las escaleras dan acceso al río datan de más de 200 años y que se encuentran bien resguardadas en los últimos años, pero se encuentran a la izquierda del altar por el pasillo de la sacristía pasando por el archivo antiguo de este recinto.

Algunos de los turistas y curiosos que han bajado a la parte más baja permitida de la Catedral en donde se encuentra una cripta donde descansan los restos de varios obispos y cardenales, han mencionado haber escuchado el sonido de agua corriendo al otro lado de los muros que encierran esta área.

La única versión oficial de la veracidad de este río (si es que se pudiera llamar así) es la dada por el señor Obispo don Diego Aranda y Carpinteiro, donde confirmó en el año de 1867 de una manera evidente la existencia del río que pasa por debajo de la iglesia catedral donde lo nombro como el río Jordán (lo cual es imposible que este río bíblico se llegue a Guadalajara dado a que este nace al norte de Israel)

Como dato adicional no queda de más mencionar que Guadalajara fue fundado en el Valle de Atemajac (este el nombre del valle situado en el Eje Neovolcánico) aquí hubo varios ríos aparte del muy conocido río San Juan de Dios que corre por la actual Calz. Independencia. Todos estos caudales fueron entubados para aguas residuales o secados con el pasar del tiempo.

Pues esta aparente leyenda está a punto de descifrarse con la próxima construcción del túnel subterráneo de la Línea 3 del tren ligero, aunque si queremos antecedentes de la posible veracidad del río tenemos la ya corroborada versión de la existencia de que existen grandes mantos freáticos en el subsuelo del centro de Guadalajara los cuales provocaron filtraciones del vital líquido en los últimos niveles del estacionamiento del “Nuevo Mercado Corona” si eso sucedió a tan solo 9 metros que ocurrirá con los 30 metros que se tiene planeado para la construcción del túnel de la próxima línea 3.

Mientras son peras o manzanas esta seguirá siendo una leyenda más de la Perla Tapatía y una de las más misteriosas de la Catedral de Guadalajara. ¿Tú qué opinas? ¿Realidad o mito?

Compártelo en: